7 HÁBITOS QUE TE PUEDEN DEJAR SIN DIENTES.

30 de Julio de 2016

Tu dentadura puede estar en serio peligro.

Seguro que no te pasarías semanas sin lavarte el pelo o sin ir al gimnasio, pero quizás sí estás cometiendo errores que pueden estropear tu dentadura. Sigue estos consejos y evita todos los efectos perjudiciales para tu dentadura:

No visitar al dentista

Te lavas los dientes, te pasas el hilo dental e incluso tienes un set especial para acabar con la placa bacteriana. Crees que tienes unos hábitos perfectos, pero eso no puede hacer que descuides tu visita anual al dentista. Debes pensar en tu boca como si fuera una máquina, por eso con frecuencia debes concertar una cita con el dentista, igual que llevarías tu coche al mecánico.

Olvidando el cepillado e hilo dental

Si no te lavas los dientes ni te pasas el hilo dental, obviamente, no estás haciendo mucho por tus dientes. Y quizás no te das cuenta de lo perjudicial que es no lavarse los dientes al menos dos veces al día y pasarse el hilo dental al menos una vez. Tu boca está llena de bacterias todo el día, si alguna se asienta por un largo periodo en un diente puede llegar a picarlo o romperlo. Por eso, una buena higiene dental ayuda a acabar con la placa antes de que esta actúe en tu boca, además pasarse el hilo dental hace que llegues a los espacios donde el cepillo no puede acceder.

Cepillar los dientes de lado a lado

Lavarse bien los dientes no es tan sencillo, y no con echarse la pasta y mover el cepillo lo vas a tener todo hecho. El lavado correcto de los dientes requiere cierta técnica, y es que no hay que cepillar los dientes de lado a lado, sino que hay que hacer pequeños círculos sobre ellos. Además hay pastas dentales que son demasiado abrasivas y dañan el esmalte. Otro error común es no lavarse los dientes durante el tiempo suficiente, que debe ser aproximadamente de dos minutos, pero asegurándote de haber llegado bien a todos y cada uno de los dientes, y así mantendrás una sonrisa.

Escoger una pasta dental sin flúor

Tienen fama de ser más naturales, pero el problema es que se necesita flúor para un correcto lavado de los dientes. El flúor es esencial ya que es el encargado de acabar con todas aquellas bacterias con las que el cepillo de dientes no ha podido eliminar y devolver así los niveles de minerales presentes en la boca.

Usar tus dientes como herramientas

Busca unas buenas tijeras y olvídate de abrir esa bolsa con tus dientes. Usar tus dientes para abrir bolsas, botellas o morderte las uñas es realmente perjudicial para tu salud dental. A la edad adulta los bordes de tus dientes ya están gastados y por eso es mucho más fácil dañarlos accidentalmente.

Masticar hielo

O cualquier otra cosa extremadamente dura como huesos de frutas. Los dientes no tienen gran resistencia a estos elementos y pueden llegar a fracturarse. Con el hielo entra en juego otro factor, el térmico, ya que sometes a tus dientes a cambios de temperatura muy drásticos que hacen que la materia se expanda o se contraiga, y eso es suficiente para hacer pequeñas fisuras en tu esmalte dental.

Beber contínuamente bebidas azucarada

Si eres de las que van todo el día cargando con un refresco, estás poniendo en riesgo tus dientes. Aunque sea sin azúcares, estás alimentando continuamente las bacterias de tu boca. Si bebes alguna bebida azucarada recuerda siempre lavarte los dientes después de hacerlo, o si no puedes enjuaga bien tu boca con agua para eliminar los restos de azúcar. Esta medida de prevención es también útil para cuando comas otros alimentos azucarados o con muchos carbohidratos como la bollería o las patatas fritas de bolsa.


El último consejo es dejar un cepillo y pasta de dientes en el cajón de tu escritorio, así cuando tengas un momento podrás hacer una escapada al baño y cepillarte los dientes a conciencia.

https://es-la.facebook.com/densclinicadentalgijon/photos/a.282839978440550.69040.275591109165437/112...

http://www.odontologiagijon.com/es/productos/