FLEMÓN: ¿VOY AL DENTISTA O ESPERO?

16 de Septiembre de 2016

"El tiempo todo lo cura”, dicen. Pero este dicho popular no es aplicable para la salud de nuestra boca.
Un flemón es una acumulación de pus junto a un diente o muela cuya raíz está afectada por una infección bacteriana, y su origen puede tener diversas causas como acumulación de sarro, una caries que llega al nervio o la enfermedad de las encías. Esto no lo cura el tiempo, al menos por sí mismo. Cuando tenemos un flemón nunca debemos esperar a que baje por sí solo ya que las consecuencias de no tratarlo pueden ser muy negativas para nuestra boca. Os las contamos para que no subestiméis a este bultito pequeño, pero matón, y acudáis al dentista cuanto antes, además de consejos para prevenir su aparición.
El dolor es el síntoma más evidente que puede presentar el flemón, en ocasiones agudo e intenso con una sensación pulsante, aunque puede no estar presente. También puede afectar a nuestra rutina diaria con molestias al masticar, al tragar o al hablar. En algunos casos puede provocarnos halitosis (mal aliento), inflamación dolorosa de los ganglios del cuello e incluso fiebre. 
Las causas de su aparición son diversas:seguir leyendo
http://www.odontologiagijon.com/es/